Desde la Raíz

Por: Luis Enrique Lima Colín

La violencia que permea nuestra sociedad es algo que no debemos normalizar, en Desde la Raíz creemos que puede y debe existir otra forma de ver y estar en el mundo, una que nos permita convivir armónica y pacíficamente con la gente que nos rodean y el ambiente en el que nos desarrollamos.

En México las cifras por suicidio en niños que han sido víctimas de acoso escolar provocan no solo un daño en la comunidad, si no que ante la falta de planeación específica se hace frente a una política pública reactiva incapaz de prevenir futuras tragedias. Por ello, en Desde la Raíz, nos rehusamos a continuar viviendo de brazos cruzados en una sociedad en la que la violencia, en sus distintos grados y formas, es la regla y no la excepción; la hemos sufrido, hemos visto sufrirla a personas que queremos y a muchas otras que no conocemos, ningún ser humano debe pasar por eso.

Tenemos las ganas, la oportunidad y la capacidad para contribuir, aunque sea un poco, a este cambio que queremos ver en el mundo, por ello decidimos pasar de la preocupación y frustración a la acción y la esperanza. Fue así como después de pasar por un proceso de formación en el Programa Rumbo, conformamos este equipo multidisciplinario con la finalidad de crear un proyecto que atacara este problema y decidimos hacerlo enfocándonos en el Bullying.

 

El también llamado acoso escolar es una forma de violencia escolar que puede manifestarse de diferentes formas y a la cual muchas veces no se le presta mucha importancia pues se considera como un “juego”, una “broma”, algo “normal” a lo que las y los estudiantes deberían acostumbrarse. Quienes trabajamos en esta iniciativa creemos que no podemos seguir acostumbrándonos a esto; que debemos visibilizar el problema, sensibilizar a la población y buscar la manera de prevenirlo y combatirlo.

Cada una de las personas que integramos este equipo aportamos a la pluralidad de ideas gracias a nuestra diferente formación profesional y experiencia personal, diferimos en algunas cuestiones, pero coincidimos en algo: queremos dejar un legado para las generaciones que vienen, que les ayude a ser mejores y les motive a seguir luchando por este cambio.

La tarea de construir un proyecto de este tipo no ha sido fácil, pero nos motiva la confianza y el apoyo que el equipo de Rumbo y muchas otras personas nos han brindado, así como la ilusión de ver nuestro esfuerzo materializado para poder retribuir a la sociedad algo de lo mucho que se nos ha dado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *