El camino que llevo

Por: Gabriel Piña Lépiz

Elegí estudiar ingeniería civil porque me interesa saber cómo se logran levantar edificios tan grandes, cómo se construyen las vías de comunicación… en pocas palabras, el cómo funciona la infraestructura de una ciudad. Conforme estas preguntas se iban resolviendo, yo me sentía insatisfecho, por su puesto que aprender a diseñar un edificio, una red de abastecimiento de agua, una presa y otro tipo de construcciones es algo muy satisfactorio, sin embargo, yo sentía que algo faltaba.

Poco a poco, durante el devenir de la carrera, se nos enseña a responder dos interrogantes más: ¿por qué? y ¿para qué?, pero responderlas semestre con semestre seguía siendo insuficiente.

Con RUMBO logré hacerme una pregunta adicional que daría un verdadero sentido a las habilidades que iba adquiriendo durante la carrera: ¿para quién? De esta pregunta comenzaron a surgir muchas más, pero siempre regresaba a la misma incógnita.

Ahora, con esta pregunta debidamente reflexionada, soy consciente de que mis acciones pueden repercutir en la vida de los demás, hoy quiero dirigir mis proyectos a darle respuesta a esta pregunta desde el inicio, pues estoy convencido que no es suficiente formar parte de un proyecto de gran tamaño y construcciones que conlleven retos para la ingeniería, si ello no implica interpretar y analizar el impacto que se pueda tener desde un punto de vista social y humano.

Hoy mi principal preocupación es el hambre en el país y para poder involucrarme de la manera que quiero, debo prepararme y capacitarme en temas que salen de mi área de estudio, en esta búsqueda llegué a EMERGE LATAM, un programa que orienta en el liderazgo para el emprendimiento social, en el cual, por medio de una convocatoria se eligieron a 100 jóvenes de entre 18 y 35 años a nivel Latinoamérica para orientarlos en el tema.

Al postularme, mi propuesta fue seleccionada y tuve la oportunidad de participar, llevándome una experiencia muy enriquecedora al recibir información en estrategias de comunicación, relaciones públicas, tecnología, administración, costos y finanzas, lo cual me ha servido para darle estructura a un proyecto por el que estoy trabajando para sacarlo a la luz.

Al escuchar las experiencias de los demás participantes, me llevo la motivación de perseguir los proyectos que se nos ocurran, a comprometernos con ellos pues, a pesar de existir diversos obstáculos, podemos estar preparados para considerar las posibles variables y enfrentarlos como retos para echar a andar esas ideas que pretendemos cambien el mundo.

Depende de nosotros como humanos, cuidar y mejorar las condiciones de los que no tienen acceso a las oportunidades que otros tienen, ya que son el sector más vulnerable y olvidado de nuestra sociedad, sólo respondiendo a la pregunta ¿para quién?, seremos capaces de dar un sentido integral al camino que llevamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *