Encontré mi RUMBO

“Cada nuevo comienzo viene del final de algún otro comienzo”

Séneca

 

Todo comienzo tiene un final y ese momento se acerca para la segunda generación de Rumbo, hay mucho que decir sobre lo que el programa ha significado en mi vida y en mi formación personal y profesional.

Cuando comencé el proceso de aceptación jamás podría imaginar todo lo traería para mí. Y cuando fui seleccionado para pertenecer a la segunda generación jamás imaginé todo lo que me esperaría después.

Grandes amistades, grandes profesores, grandes experiencias. En Rumbo aprendí muchas cosas, y tuve mi primer acercamiento a la realidad que se vive en el país. Y no solo desde las aulas, donde claro que mi interés por estos temas se incrementó aun más, teniendo a profesores del más alto nivel. Si no, teniendo un acercamiento directo a estas realidades. En Rumbo fue donde realmente entendí la importancia del trabajo en equipo.


Si pudiéramos definir la vida como una pirámide, este programa me brindó las mejores y más sólidas bases; pues con Rumbo entendí el valor de la centralidad de la persona y generó en mi un mayor compromiso social.

Cuando comenzó Rumbo me costaba redactar un currículo ya que mi vida fue mayormente dedicada al deporte y mi mayor logro académico había sido ingresar a la UNAM. Hoy que termina Rumbo me cuesta trabajo redactar un currículo que quepa en una sola página.

Cuando comenzó Rumbo una de las cosas que menos me gustaban era el trabajo en equipo. Hoy trabajo en una AC donde orgullosamente tengo la dirección de mi municipio y de las cosas que más disfruto es trabajar con mi equipo en pro del municipio.

Podría decirse que cuando comenzó Rumbo estaba aún en búsqueda de mi camino. Haber aplicado para este programa ha sido una de las mejores decisiones que pude haber tomado, continuar en el programa una de las más valientes y terminar el programa una de las más satisfactorias. Aquí pude al fin estar seguro del camino que quiero y debo seguir, aprendí a relacionarme y sensibilizarme y es por esto que sin lugar a dudas puedo decir que encontré mi Rumbo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *