¿Es posible mirar a la derecha y a la izquierda al mismo tiempo?

Desde que nacemos, la visión nos hace diferenciar formas, colores, tamaños, profundidades, percibimos desde el rabillo del ojo si alguien se aproxima, viendo de frente a donde vamos y por donde transitamos, nos vamos haciendo un concepto de nuestra realidad y poco a poco, vemos más luz.

Pero hay cosas que nos es “imposible ver”, por ejemplo, intente lector ver a la derecha y a la izquierda al mismo tiempo, parece complicado ¿verdad? Nuestra fisionomía no nos lo permite ¿será eso? ahora cambiemos el enfoque, veamos nuestras manos derecha e izquierda, al mismo tiempo ¿se puede?

Cuando vamos creciendo, algunos días nos damos cuenta de las polémicas, problemas sociales y contradicciones que conforman a nuestra sociedad, algunos otros vemos las posibles soluciones desde la izquierda y la derecha, pero pocas veces logramos encontrar el punto de enfoque para tenerlas conectadas al mismo tiempo.

Volviendo a la analogía, es común que nos mantengamos en un punto de enfoque nada más, quedándonos en un pensamiento cuadrado el cual sólo nos deja razonar la forma de ver de una manera, pero cuando logramos salir de ese proceso cognitivo y experimentamos otros, logramos ver diversas perspectivas, nuevos colores, nuevas oportunidades, es decir, ver de otra manera lo que nos parecía imposible.

Con el camino recorrido en Rumbo mi perspectiva ha cambiado, hoy puedo poner mis manos al mismo tiempo juntas y ver a la derecha y a la  izquierda, generar esa síntesis que logra conectar las polémicas, las controversias, entender la postura de cada uno y ponerme en sus zapatos para encontrar un punto de enfoque donde la solución de uno y la solución de otro puede converger y dar una solución de punto medio óptimo, aun así no basta solo que una persona generé esta síntesis, debemos ser más, debemos extender esa nueva perspectiva de duda, razonamiento y punto medio a los nuestros, de manera horizontal y vertical, permitirnos escuchar, ver, juzgar y actuar.

Desafortunadamente, en muchas ocasiones, el discurso político que mantenemos los jóvenes es como nuestro ejercicio introductorio: ¿Se puede ver a la izquierda y a la derecha al mismo tiempo? No, no se puede, o se ve a la izquierda o a la derecha -es lo que normalmente me encuentro con mis iguales universitarios- dando una falta de diálogo, sólo presentando una tesis y una antítesis, sin llegar como consecuencia a la síntesis.

Esto no es solo una reflexión, sino es un llamado al lector, a nosotros los jóvenes Rumbo, sigamos -aunque estemos en la recta final de Rumbo- orientando a los de nuestro entorno, guiando el rumbo dentro de nosotros y de los demás, porque seamos realistas: ¡Que pesado es tener la conciencia de tener conciencia! Siempre será más fácil vivir en la inconsciencia del actuar y decir que es imposible mirar a la derecha y a la izquierda al mismo tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *