Reflexión sobre la visita a la Fundación Pro Niños de la Calle

Por Luis Rodrigo Nava

El 22 de agosto de 2019, realicé una visita a la Fundación Pro Niños de la Calle, en compañía de compañeros del Programa Rumbo y del tutor que me fue asignado: Victor Vorrath.

Pro Niños de la Calle apoya a niños y jóvenes que se encuentran en situación de calle o en situaciones que los pueden llevar a encontrarse en esa condición, a través de su sistema de convivencia, apoyo y formación. Programan, actividades y le proporcionan a los chicos un espacio puedan convivir y olvidar un rato los malos momentos o los malestares que enfrentan constantemente.

Dentro de la Fundación, primero fuimos recibidos con una breve explicación de su funcionamiento, luego pasamos a convivir con los niños. Desayunamos con ellos, nos integraron a sus mesas de manera muy agradable, y comenzamos a charlar. Tras haber probado huevos con ejotes y frijoles, los chicos fueron a lavar sus trastes, cepillarse los dientes y luego apoyaron en el acomodo o limpieza, según tareas les fueron asignadas.

Posteriormente comenzaron las actividades recreativas, en esa ocasión, un juego estilo “atrapadas”, en el que nos integramos y jugamos recordando nuestra propia niñez. Después, una actividad educativa; ese día coincidió con la celebración del “Día Alemán” y una presentación de la cultura germana por parte de chicas provenientes de este país, que trabajan en Pro niños como voluntarias.

Concluimos nuestra participación compartiendo a los chicos cómo había sido nuestra visita y cómo nos íbamos, felices por haberlos conocido y convivir con ellos. Compartíamos también sobre nuestra intención volver por cuenta propia para convivir una vez más.
Puedo afirmar que fue una visita conmovedora y motivadora, que nos ayudó a comprender realmente la importancia y función que fundaciones como Pro Niños tienen.

Me fui satisfecho y feliz por saber que los chicos cuentan, cuando menos, con este tipo de instituciones que les brindan el apoyo y cariño que todos debemos recibir, principalmente en edades tan cruciales.

Es muy común no percibir ciertas realidades por encontrarnos relativamente alejados de ellas y ocupados en nuestros asuntos, esta experiencia me demostró la importancia que la incidencia social y la empatía con la comunidad tienen en la vida cotidiana.
La visita ha significado, en fin, una inspiración para los proyectos que pretendemos llevar a cabo los Jóvenes Rumbo en las distintas áreas que se intentan abordar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *